Isla de Lanzarote

La cocina de Lanzarote sorprende con diferentes especialidades. Uno de los productos más típicos de la gastronomía de la isla es el conocido mojo, con sus dos variedades: el mojo rojo o picón y el mojo verde. El mojo rojo es parecido a la salsa de pimentón, mientras que el verde está hecho a base de ajo, cilantro fresco y perejil. Los lanzaroteños echan estas salsas sobre el pescado, la carne o las papas.

El pescado es el corazón de La cocina de Lanzarote. De similares características al resto de la gastronomía en las Islas Canarias, la gastronomía de Lanzarote se diferencia sobre todo por la mayor abundancia de especies marinas que se pueden capturar en sus costas.

En el caso conejero se observa una presencia todavía mayor de productos del mar, tanto de pescados como de mariscos, debido a la vocación marinera de la isla. Con ellos se elaboran platos típicos como el sancocho, la ropa vieja de pescado, el caldo de pescado, el salpicón de pulpo, los tollos o las jareas.

La gastronomía lanzaroteña cuenta con sopas típicas: el caldo de millo, el potaje y la sopa de pescado. El potaje se hace generalmente de alubias, garbanzos o lentejas. Los canarios lo recomiendan por su alta aportación nutritiva.

Las buenas carnes, el pescado fresco, las verduras y el aceite de oliva virgen forman parte de la mesa de Lanzarote. Son muy típicos y de gran importancia los vinos y los quesos. Los potajes son la forma más típica de consumir verduras. Debido a la riqueza de las aguas canarias existen muchas variedades de pescado. Entre las recetas con pescados cabe destacar el Sancocho.

Entre las carnes, son la de cochino, el pollo, el conejo y la cabra las más consumidas. En cuanto a la repostería son muy típicos los panes de maní y los roscos de alma.